Iban sesenta y siete minutos del partido cuando el árbitro pidió la pelota y amenazó con terminar el match si continuaban los cantos xenófobos. La popular del monumental seguía cantando la famosa canción en contra de Boca donde se dice que el los hinchas del rival son bolivianos y paraguayos. Después de algunos minutos, la canción cambió y el partido siguió su rumbo.

A los dirigentes de la FIFA les molesta muchísimo la xenofobia y por eso desde hace un tiempo tomaron la decisión de frenar partidos y multar clubes por este tema. Sin embargo, la canción de River contra Boca tiene una estrofa más, que poco le importa a la FIFA. Esa canción de los bolivianos y paraguayos agrega “Boca chupa pijas por ahí” Es que la xenofobia para la FIFA está mal pero cantar contra “los putos”… está bien.

El lenguaje del fútbol es un campo bestial de xenofobia y misoginia. Las tribunas y las hinchadas, seguramente, sean de los rincones más pronunciados de esas ideas que hoy se están muriendo.

IMG-7847

En las canciones de cancha, el más hombre es el que se coge al otro (sin importar que ese otro también sea de sexo masculino). En esa cogida, el “macho” somete y humilla. Sin embargo, más allá de la actividad o pasividad en la relación, ¿No se trataría de una relación homosexual?. No sólo eso, ¿Qué pasaría si el cogido gozara en lugar de ser humillado?. Me hago las preguntas y dejo las respuestas para especialistas en el campo.

Por otra parte, en la cancha el “Puto” es el cobarde, el que huye, el que se escapa. También puto es el que no canta lo suficiente, o canta bajo. Mientras que el que tiene coraje, pone huevos o el que maneja las cuestiones administrativas a gusto “tiene la poronga grandota”. En definitiva, macho: bueno; puto:malo.

En el campo simbólico lo que ocurre dentro del campo de juego también merece un análisis. El objetivo del deporte es hacer más goles que el rival, objetivo que se logra “penetrando” la portería del oponente. No sólo uno debe penetrar al adversario sino que debe cuidarse de no ser “penetrado” por el oponente, penetración que llega en el arco propio que siempre se tiene… a espaldas. Es decir, hay que penetrar al rival impidiendo que el rival nos penetre por atrás.

unnamed (1)

“Despacito, despacito, despacito, les rompimos el culito”, “Oh, le, le; Oh, la, la; Racing se la come, Boca se la da”, “Todos con el culo en la pared, llegó el bambino” (otro caso de estudio diferente), “A estos putos les tenemos que ganar”, “¡Canten putos!”, los ejemplos sobran.

Con un caso hermoso cierro esta reflexión, hace un tiempo Felipe Luis subió una foto de su pie lastimado tras un partido frente al Barcelona. Cuando le preguntaron al Uruguayo Luis Suárez que opinaba de lo hecho por Felipe Luis respondió “El fútbol es cosa de hombres”. Ante las denuncias de diferentes grupos feministas Luis Suárez publicó su disculpa en redes sociales “Lo que quise decir es que el fútbol no es cosa de putos”.


img-6106

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s