Para entrar en sintonía con esta historia los invito tambien a revisar esta carta y luego esta. En una nueva entrega del mundial de escritura, trabajé con escritura directa dejando aparecer una historia al recoger esas dos cartas del mazo al azar. La noche que dejaron de ser niños se suma a La sombra, el coronavirus y La fe y el truco.


El día que dejó de ser niño. El día que ya nunca podrá volver a tener. La noche en que se abrieron los velos sus velos. Los dos compartieron ese mismo morir, ambos fueron uno y otro, y volvieron a nacer.

Ella, desnuda. Con los pelos sueltos. El fluir de líquidos de la conciencia, del gozo del cuerpo y del espíritu. Entregada desde siempre, desnuda desde el principio. Con temor, con una parte de su cuerpo fundida entre los líquidos y la otra sin dejarse penetrar. Principio y final, nacimiento y muerte confluyendo entre sus fluidos, expectante, temerosa y virginal. Entre el cielo, la luna y las estrellas. Ella desnuda. Ella arrodillada. Sus pechos pequeños, sus piernas abiertas, su mirada tímida, sutil y suave.

Ella todavía es niña, pronto será joven y durante sus instantes orgásmicos será esperanza, ilusión y vida eterna. Será la luz que ilumine al mundo durante la prolongación de sus gemidos y hasta el final de su aliento.

De las estrellas recibe ella su color, su vida, su feminidad. El viento acaricia durante la noche su desnudez, le roza los rozados pezones y la penetra hasta el fondo de su alma. Mientras tiritan las estrellas, se estremecen ante su hermosura. La luna explota, también, con su desnudez al observar su desnudez. Su intimidad, arrinconada, lampiña y abierta. Lista para recibir el líquido que brota desde la naturaleza. Ella dispuesta, ella cobijada, ella siempre lista.

Él es poderoso. Es niño pero será hombre, es niña pero pronto será mujer, es, aunque todavía no sea nada. Sus pelos también largos, sus ropas y su potencia marcada. Su virilidad sostenida en lo alto. Él sentado, él de frente, el vestido. Lleno de dorados, de rojos, de sangre y de equilibrio. Su corona de rey, porque todo niño es rey del mundo, que pronto penetrará los velos de la niña y la hará dama, desde el centro de su fragilidad. 

Entonces el si se acerca, deja caer sus ropas. Deja de lado la espada y la balanza, la firmeza y el equilibrio de las normas. Se quita su corona, abre las cortinas como abre las piernas de ella y se unen en un instante único y eterno, en un segundo de éxtasis. Y el ya no será jamás un niño, y ella ya será el cielo. El y ellas, unidos en un baile oscuro y fecundo bajo la luna.

Los cuerpos se balancean, para el lado del bien y del mal, en el punto justo entre el amor y la locura. Ella entonces descubre amarlo y él a ella. Ya no son niños, han dejado de serlo hace instantes, en donde los dos se han entregado, en donde los dos se han hecho uno, ahora y para siempre. Porque ya no podrán volver a ser niños. Han ganado y han perdido para siempre la posibilidad de la niñez. Ya no volverán jamás a esos rincones de la infancia, ahora todo estará teñido de sexo, por los siglos de los siglos.

Se amarán y luego se odiarán, se buscarán en otros y otras, quizás en algún momento el destino vuelva a cruzarlos pero al cielo le faltará una estrella desde entonces y a la justicia le costará el equilibrio una y otra vez. Ya nada será como ha sido, sólo quedará de la infancia los recuerdos, solo quedará de ese rincón del la memoria los cabellos rubios de ella desnudos como sus pechos, su intimidad todavía infantil, su río y su fluir, la luz de su conexión. Sólo quedará de él la corona tirada a un costado, su espada desafilada con una empuñadura débil porque ha perdido la cordura y la esperanza de que todo se mejore en sueños. Desde hoy, para él y para ella el mundo se dividirá entre el estar teniendo sexo y la víspera de volver a tenerlo.

3 comentarios sobre “La noche que dejaron de ser niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s