Mi primera gran puteada

La primera vez que mandé a alguien a la concha de su madre tenía nueve años y jugaba de arquero para la categoría 86 del club  Chacabuco. No fue un insulto más, ni con la levedad de proferirlo a un compañero, no. Había que tener huevos para, a los nueve años, mandar a la concha de su madre a Jorge Troncoso.

La sombra, el coronavirus

La sombra, el coronavirus es el segundo relato que completé para el mundial de escritura que se está desarrollando en este momento. Una apuesta por la escritura directa, en lo que siento, en lo que creo que sienten, en el miedo, la angustia y el encierro.