La invitación es a escribir, escribir y escribir sin parar. Digámoslo de ésta manera, si en algún momento pasan más de tres segundos sin teclear… pierden. Pueden hacer el ejercicio las veces que quiera, aunque  la sorpresa  vaya desapareciendo. Cuaderno en mano, o laptop con varias pestañas abiertas: preparados, listos… ¡ya!

Recordá que este ejercicio forma parte del taller “Cuarentena Literaria” que estamos haciendo. La propuesta son quince ejercicios para hacer en quince días. Los otros catorce son parecidos a este en su vértigo!