Miedo

Lo más difícil de tener una hija a punto de morirse no es ir luchando contra la enfermedad, sino responder con hidalguía a los mensajes de los médicos y contener con ternura a una esposa. Lo trágico es ir escondiendo el miedo, porque se supone que un hombre no llora y un marido contiene.