El plan yarará

De pibe Don Anselmo se había puesto como objetivo ser millonario. No porque le interesara mucho el dinero, sino porque lo que más le gustaba era aparentar. De una familia trabajadora de Lugano, Don Anselmo siempre supo que la fortuna vendría ligada al esfuerzo y para eso debería entregarse diariamente. Por eso ideó el plan Yarará.