Llamado del presidente

Cuando el equipo del Dr Ravena, el cirujano del hospital, entró a la sala de operaciones pensaban que se trataba de una sencilla operación de rutina, pero todo estaba por cambiar. En realidad, la operación no fue difícil en ningún momento, pero el contexto la tornó especial.

Miedo

Lo más difícil de tener una hija a punto de morirse no es ir luchando contra la enfermedad, sino responder con hidalguía a los mensajes de los médicos y contener con ternura a una esposa. Lo trágico es ir escondiendo el miedo, porque se supone que un hombre no llora y un marido contiene.